Lo urgente

agujero negro

Lo urgente, en tanto traumático, se puede tomar desde la perspectiva de lo que imprime la necesidad absoluta de producir una solución.

“Entonces en tu vida adviene una oscuridad, hay una nave espacial bloqueando el cielo…” Está en la superficie dispuesto a ser leído. No en las profundidades para ser interpretado. Está sobre la línea de visión que dibuja el horizonte. En esta primera estrofa de “Decks Dark”, del nuevo disco de Radiohead, “A Moon Shaped Pool”, se puede captar lo urgente. “Y no hay dónde esconderse. Corres hacia atrás y te tapas los oídos. Pero es el sonido más fuerte que has escuchado jamás…”

nave espacial
Es lo alienígena, lo extraño, lo siniestro que ha advenido. “Y estamos todos atrapados… Rag doll cloth people” “personas-muñecos de trapo”. Gente hecha de tela de muñeco de trapo, “incapaces de resistir”, “indefensos en nuestra hora más oscura”. Así como “We are the hollow men… filled with straw”, según Eliot.

Los elementos de la vida de Thom Yorke en este disco, los efectos de la pérdida de su relación con su mujer, fundamental en su vida, dejan señales por todo el recorrido de la selección de sus canciones. Pero eso puede distraernos. Así como nos distraen los elementos bellamente disonantes en la música del hecho de que está construida para señalarnos un vacío habitado.

Para no distraernos hay que desarmar, analizar, lo que puede producir un efecto. Hay que separar el efecto de lo que lo cierra, describir lo que delinea, mostrar qué está señalando. Este es el uso de la palabra interpretación en el psicoanálisis lacaniano contemporáneo. Así como el término inconsciente se presta para el malentendido de que se trataría de algo que estaría en unas supuestas profundidades de la conciencia, así el término interpretación se presta para pensar que se trata de una extracción de sentido a partir del enigma. Consiste más bien en usar el enigma para detenerse allí, señalando el límite donde puede captarse que toda la potencia de la lengua es una ilusión.

Lo urgente se lee desde lo inconsciente, pero como hemos visto en eso hay un truco. Pues lo que llamamos como tal está repartido entre lo que no se puede decir y lo que no se puede decir. Primero está lo que no se puede decir porque está censurado, por ello el psicoanálisis recupera el dispositivo de la verdad de esa suerte de chivera donde lo metió la postmodernidad. Pero lo más importante es lo que no se puede decir porque es materialmente imposible, porque no hay con qué decirlo, porque no existe lo que permitiría decirlo. “A Moon Shaped Pool” nos recuerda que este no es un terreno exclusivo del psicoanálisis.

El inconsciente es ese litoral entre ambos conjuntos. Y he aquí una gran dificultad del hecho de hablar: sin lo que no se puede decir porque está censurado, sería imposible tocar lo que no se puede decir porque no hay con qué decirlo. Mientras que lo que no se puede decir todavía, enmascara y encubre lo que no se puede decir y punto.

En “A Moon Shaped Pool” para lo que no se puede decir tenemos el efecto de poesía, y para lo que no se puede decir tenemos los efectos de la música. Este es un uso de la música para señalar el vacío y lo urgente que aparece allí, sin taparlo con el sentido. Cuando surge lo urgente, evitar la turgencia. ¿Pero se puede practicar esta disciplina?

agujero negro

Lo censurado es el horizonte de sucesos del agujero negro de lo imposible. El horizonte de sucesos es brillante e interesante, llama la atención, puede uno quedarse ahí girando, dando recorridos indefinidamente. Por ejemplo en la historia de lo que le costó al artista poner en poesía la urgencia que toma su vida. Pero eso evita que se palpe, que se experimente el agujero negro. Que no es sólo un vacío sino que, como él lo expresa, es una presencia indescifrable.

Lo urgente, en tanto traumático, se puede tomar desde la perspectiva de lo que imprime la necesidad absoluta de producir una solución. Pero también desde la perspectiva de lo que delinea lo que no se puede decir y punto. Estas dos consecuencias de lo urgente no son excluyentes. En la primera se satisface la psicoterapia. El psicoanálisis, sin desechar aquello, postula que no hay solución estable sin darse un paseo por la segunda consecuencia.

Siempre habrá urgencias y quizá, debido a la globalización, se harán cada vez más graves e involucrarán a más gente. Además de que la ilusión de los derechos humanos nos hace pensar que deberíamos estar protegidos de ellas. Pero lo decisivo es qué haremos con esas nuevas urgencias, qué uso les daremos. No se trata de un discurso de la resiliencia ni de la adaptación. Mucho menos del sacar ventaja personal mientras todo se hunde, esa versión contemporánea de la moral, a mitad de camino entre el hedonismo y la canallada. Se trata de un discurso sobre lo inefable y lo insoslayable que encuentra un paradigma en lo inefable y lo insoslayable que habita el propio cuerpo, del cual la “mente” es el horizonte de sucesos.

agujero negro 2

En la consulta muchas veces se escucha que en el apremio de las urgencias contemporáneas, quien nos habla ha llegado a convencerse de que lo urgente causa la aparición de una anormalidad de la cual quiere desembarazarse. Por el contrario, esa urgencia hace posible la localización de un enredo específico que había sido velado por la ilusión de la normalidad.

Esto es lo que el artista nos enseña con este disco.